viernes, 15 de agosto de 2008

mi familia... yo peliroja

































descompaginada y transpapelada

Ahí una joven detrás mío, la siento, con la vista periférica veo su sombra, y sin necesidad de ir mas rápido o yo mas lento se adelanta, “si es mi sueño quiero que se de vuelta, acaso no soy yo la que decide…?” voltea, volteo! “acaso hay alguna diferencia?” y soy yo que me mira y que me miro con la misma angustia que nace del espanto. El terror de no reconocer la realidad me angustia y me lleno de un grito sordo que me hace despertar, pero tampoco estoy despierta, veo una puerta que no es mía, la parálisis me invade cierro los ojos y me concentro, lucho con mi miedo ante mi invasor para recuperar algo de eso que hace que yo sea yo, eso que ahora esta arrinconado en mis ojos, y evitar que la realidad se desmorone.

Pero se desmorona, con la simpleza de un espejo escandaloso, que se desgarra en la mirada sintiéndose morir, y que soy yo, viéndome, de nuevo.

Hace tiempo no tenia una pesadilla tan fuerte, y sin embargo fue la ultima que le sucedió a otras dos, pero de naturaleza distinta. La primera en un ambiente gris, de calle barata con putas alrededor, y yo soy una mas, que se hunde en la espesura de la cama de un viejo consumido por la morbosidad con babas en las mejillas y veo accediendo ante el y yo, la que ve, me voy a caminar y al lado mio el viejo, contraposición normal en la inconsciencia, pero despierto, y entro a un café…

Un café con el aire blanco, ahora es un niño el que me sigue y siento su odio, busco ayuda pero ninguno de esos trabajadores por hora me ayudan, ahora corro y el café ya es laberinto con aire amarillo oscuro, parece una mina con luces fundiéndose, y me acorrala. Despierto.

No es fácil volver a dormir, pero el cansancio gana y con un parpadeo siento a una joven detrás de mí…

parece que la realidad se vuelve un juego de espejos contrapuestos, franqueados, y yo, me levanto descompaginada y transpapelada.