sábado, 7 de julio de 2007

quien nunca seremos? (y es que al final de cuentas, todos somos unos duendes en la esquina del cuadro)

Después de que Gauguin terminara su amistad con Van Gogh, se apuro en salir de Europa a la que se refería como una cultura “artificial y convencional.”, partiendo a Perú donde ya había vivido con su familia en su infancia.

Allí vivió con una tribu en el Tahití durante años, se acomodo a sus costumbres, seguía casi todos sus rituales y de hecho llego a unírseles en su lucha por evitar la tentativa de las comunidades y regiones circundantes, que traían cuan cosa y conocimiento nuevo europeo, con el fin de modernizarlos.

Sin embargo, gauguin nunca pudo olvidar lo que sabia, ni su pasado ni de donde venia. Creando, por muchos considerada, su obra maestra de donde venimos?, que somos, hacia donde vamos?.

En el cuadro, muestra todo el color, hermoso, con el que el vio ese primitivismo y exótico lugar. El en una esquina, como un duende, ni siquiera como un extranjero sino como un duende. Algo muy diferente, que nunca pertenecerá a ellos y que nunca contrastara con es paraíso en el que se funde el cuadro.

Anexo: Coyuntural a esto, ya había comenzado a unirse a los muchos pintores que cambiaban del realismo al movimiento posrealista el Sintetismo en parte motivado por el descubrimiento de nuevos materiales y en parte decepcionado por Van Gogh, para ese entonces ya conducido al suicidio por sus muchos problemas mentales y constantes depresiones.

7 comentarios:

Literófilo dijo...

Los dos Gauguin y Van Gogh son genios, cada uno con su locura, te recomiendo el paraiso en la otra esquina de Vargas Llosa, la ultima buena novela que ha escrito, habla de Gauguin, entrale.

Anónimo dijo...

Pués pienso que el hombre encuentra su identidad cuando ha saboreado una y cada una de las diferntes culturas y modos de vida. Es el punto donde se hace un encuentro consigo mismo y se descubre para su interior estrellandose con la cruel realidad de que para un bien o un mal todos estamos ligados a un circulo de vidad cultural definido sea en un sitio u otro pero siempre ligados. Triste pero se encuentra un efimero porcentaje de identidad. Gracias Diana se ve que tienes un mundo en el alma muy hermoso por compartir, sólo escribi lo que pienso. Chao

Milagros Sánchez dijo...

Hola "nepente", si me permites voy a mencionar a Vargas LLosa y a su novela "El paraíso en la otra esquina" donde nos habla de Paul Gaugin como un corredor de bolsa que descubrió una cuasi tardía vocación pintora. Necesitaba hacer el amor para poder pintar, para crear. La inspiración se le escabullía si no encontraba un vahine, una exótica amante, a la cual poseer. Incluso en un momento de su temporada en las islas experimenta también el amor homosexual.

Bueno, esta es mi modesta aportación a tu interesante post.

Besos

regen ende dijo...

yes, i'm a duend.
puse tu blog en mis links. piespiensas.

tierragramas dijo...

ésta es la parte donde tengo que decir algo inteligente, pero no me sale. Es decir, los pintores son un misterio, aunque algunos se crean aquello como la ley primordial. Prefiero a Gauguin que a Van Goh. Da rabia encontrarse con este último en todas las librerías, mirandote como el loco que fue. Presumiendo su arte sin que siquiera quieras verlo.


hey, muy buenos los posteos que dejaste. Se notó que leíste los relatos, no que los miraste de pasada. Eso me gusta.

eres bienvenida cuando quieras.

interesante tu blog.

Luis dijo...

Al final pesa lo que somos, más allá de lo que queremos ser. Un saludo, buen blog, felicidades.

Imagine Photographers dijo...

Me ha gustado tu razonamiento sobre el cuadro de Gauguin...cierto parece un duende; al abrir su orizonte se siente un duende...es como aquel cuanto mas aprendía mas consciente era de que apenas sabía.....estamos tan alejados de nuestros orígenes que cuando los descubrimos no nos reconocemos....bueno no sigo.
En cuanto a lo que se escrive de el o tros artistas, lo pongo un poco en cuarentena, siempre son interpretaciones subjetivas que no deben influenciar en el mensaje que una pintura te envia. Si interiorizara todo lo que se ha escrito de picaso quizas no pagaría por ver sus obras.
Besos