sábado, 28 de abril de 2007


Peligro de una relación basada en la contemplación nocturna: falta de reconocimiento del personaje dilecto en las horas matinales.

- te ves diferente. No pareces tu cuando hablas.
-…
- Tampoco cuando escribes.



No hay comentarios: